El mentiroso que vive en tu cabeza

Shhh

Seguí explorando, cada vez más, toda la dinámica de las historias que los seres humanos creamos. Lo que descubrí es que las historias tienen una voz: una voz muy alta, y sin embargo, sólo nosotros podemos oírla. Como ya he mencionado anteriormente, si quieres puedes llamarla pensamiento; yo lo denomino la voz del conocimiento. Esa voz está siempre ahí. Nunca se detiene. Ni siquiera es real, pero la oímos. Por supuesto, puedes decir: “Bueno, soy yo. El que está hablando soy yo”. Pero si tú eres la voz que está hablando, entonces ¿quien está escuchando? 😉

La voz del conocimiento también puede ser llamada el mentiroso que vive en tu cabeza. Un hermoso Árbol del Conocimiento vive en el interior de tu cabeza, ¿y adivinas de quien es el hogar? Del Príncipe de las Mentiras (ego). Oh, sí, y éste es el problema, porque la voz del mentiroso habla en tu lenguaje, pero tu integridad, tu espíritu, la verdad, no tiene lenguaje. Sencillamente conoces la verdad; la sientes. La voz de tu espíritu intenta emerger, pero la voz del mentiroso es más fuerte y capta tu atención casi todo el tiempo.

Escuchas la voz, y no sólo una voz, sino un mitote entero, que es como si mil voces estuvieran hablando a la vez. ¿Y qué te dicen esas voces? “Mírate. ¿Quien te crees que eres? Nunca lo conseguirás. No eres la bastante listo. ¿Por qué ibas a intentarlo? Nadie me comprende. ¿Qué está haciendo él? ¿Qué está haciendo ella? ¿Qué ocurre si no me ama? Estoy tan solo. Nadie quiere estar conmigo. No le gusto realmente a nadie. Me pregunto si esas personas estarán hablando sobre mí. ¿Qué pensarán de mí? Mira todas las injusticias que hay en el mundo. ¿Cómo puedo ser feliz cuando hay millones de personas que se están muriendo de hambre?”

La voz del conocimiento te está diciendo lo que eres y lo que no eres. Siempre está intentando encontrarle un sentido a todas las cosas. Yo lo denomino la voz del conocimiento porque te dice todo lo que sabes. Te dice cuál es tu punto de vista en una conversación que no tiene fin. Para mucha gente es incluso peor porque la voz no sólo está diciendo disparates, sino que además está juzgando y criticando. Está constantemente chismorreando en tu cabeza sobre ti y sobre la gente que te rodea.

Por lo general, esa voz está mintiendo porque es la voz de lo que has aprendido, y has aprendido muchas mentiras, principalmente sobre ti mismo. No puedes ver al mentiroso, pero escuchas su voz. La voz del conocimiento puede surgir de tu propia cabeza, o puede surgir de la gente que te rodea. Puede tratarse de tu propia opinión, o puede ser la opinión de otra persona, pero tu reacción emocional a esa voz te dice: “Estoy siendo maltratado”.

Cada vez que nos juzgamos a nosotros mismos, que nos declaramos culpables de algo y nos castigamos, es porque la voz en nuestra cabeza nos está diciendo mentiras. Cada vez que tenemos un conflicto con nuestro padre, nuestra madre, nuestros hijos o la amada, es porque creemos esas mentiras y ellos también las creen. Pero no es sólo eso. Cuando creemos en mentiras no podemos ver la verdad, de modo que hacemos miles de suposiciones y las tomamos como verdad.

Una de las grandes suposiciones que hacemos es que las mentiras en las que creemos son verdad. Por ejemplo, creemos que sabemos lo que somos. Cuando nos enfadamos decimos: “Oh, es que yo soy así”. Cuando estamos celosos: “Oh, es que yo soy así”.  Cuando odiamos: “Oh, es que yo soy así”. Pero, ¿es verdad? No estoy tan seguro de ello. Yo solía hacer la suposición de que era yo el que estaba hablando, que era yo el que decía todas esas cosas que no quería decir. Fue una gran sorpresa descubrir que no se trataba de mí sino de la manera que había aprendido a ser. Y la había practicado una y otra vez hasta llegar a dominar la actuación.

La voz que dice: “Yo soy así”, es la voz del conocimiento. Es la voz del mentiroso que vive en el Árbol del Conocimiento en tu cabeza. Los toltecas lo consideran una enfermedad mental que es altamente contagiosa porque se transmite de un ser humano a otro a través del conocimiento. Los síntomas de la enfermedad son el miedo, el enfado, el odio, la tristeza, los celos, el conflicto y la separación entre los seres humanos. De nuevo, estas mentiras están controlando el sueño de nuestra vida. Me parece que resulta obvio.

Hay una película que ilustra de un modo muy bello este punto. Se titula Una mente maravillosa. Al principio pensé: “Oh, otra película más de espías”, pero me interesé más cuando comprendí que el personaje principal es esquizofrénico. Se trata de un hombre brillante, un genio, pero ve a gente que no existe. Esta gente controla su vida porque él escucha su opinión y sigue cualquier cosa que le diga que debe hacer. Esta gente le miente, y escuchando lo que le dice, está arruinando su vida. Él no tiene ni idea de que estas personas son alucinaciones, hasta que su mujer lo ingresa en un hospital psiquiátrico, donde le diagnostican esquizofrenia y le dan una medicación. Las visiones desaparecen, pero la medicación tiene efectos secundarios y él decide dejar de tomarla. Sin ella vuelve a tener visiones y descubre que es verdad que nadie puede ver a la gente que él ve. Ahora tiene que hacer una elección: volver al hospital, perder a su mujer y aceptar que está mentalmente enfermo, o enfrentarse a las visiones y vencerlas. Cuando, finalmente, se da cuenta de que las personas que él ve no son reales, toma una decisión muy inteligente. Dice: “No les prestaré atención. No creeré lo que me dicen”. El poder que las visiones tenían sobre él se pierde cuando deja de creer en ellas. Con esta conciencia halla la paz, y tras muchos años de no prestarles atención, las visiones apenas le hablan ya. Aun cuando todavía ve a estas personas, ellas nos pierden el tiempo porque, de todos modos, él no las escucha.

Esta película es maravillosa porque demuestra que si no crees en la voz que está en tu cabeza, pierde el poder que tiene sobre ti, y entonces recuperas tu autenticidad. La voz en tu cabeza ni siquiera es real, pero está gobernando tu vida y es una tirana. Una vez que la voz capta tu atención, consigue que hagas cualquier cosa que quiera que hagas.

¿Cuantas veces esa voz te ha hecho decir “si” cuando quieres decir “no”? O al contrario: ¿cuantas veces la voz te hizo decir “no” cuando querías decir” si”? ¿Cuantas veces te ha hecho dudar de lo que sientes en tu corazón? ¿Cuantas veces has perdido oportunidades de hacer lo que realmente quieres hacer en tu vida debido al miedo: un miedo que era la reacción de creer la voz de tu cabeza? ¿Cuantas veces has roto con alguien a quien realmente amabas sólo porque la voz del conocimiento te dijo que lo hicieras? ¿Cuantas veces has intentado controlar a la gente que amas porque sigues esa voz? ¿Cuantas veces te has enfadado, te has puesto celoso, o has perdido el control y herido a la gente que realmente amas sólo porque creíste en esa voz?

Puedes ver lo que has hecho por seguir las instrucciones de la voz del conocimiento: por seguir las mentiras. Esa voz te dice que hagas muchas cosas que van en contra de ti mismo, igual que las visiones que tenía el personaje de la película. La única diferencia entre tú y ese hombre es que tal vez tú no ves las visiones, pero oyes la voz. Resulta abrumador, nunca se detiene, ¡y afirmamos que estamos realmente cuerdos!

Es obvio que la voz del conocimiento es la historia que habla sola. Tan pronto como una idea capta tu atención, tu historia avanza en esa dirección. Entonces te lleva a cualquier parte y a todas partes, sin ninguna dirección. Cada idea se repite y hay tantas ideas compitiendo en tu mente para captar tu atención que la voz está cambiando de un momento al siguiente: ¡Boom, boom, boom!

Yo comparo la voz del conocimiento con un caballo salvaje que te lleva a dondequiera que desee ir. No tienes ningún control sobre ese caballo, pero si eres incapaz de detener el caballo, al menos puedes intentar domarlo. Yo les digo a mis aprendices: “Una vez que aprendas a domar al caballo, lo montarás, y entonces, el pensamiento se convierte en una herramienta que te lleva adonde tú quieres ir. Si no crees en esa voz, se va calmando cada vez más y te habla cada vez menos, hasta que deja de hacerlo“.

Si no te gusta una persona, puedes alejarte de ella. Si no te gustas a ti mismo, no tienes escapatoria; estás contigo mismo a dondequiera que vayas. Esa es la razón por la que algunas personas intentan aturdirse tomando alcohol o drogas. O tal vez comen en exceso o apuestan dinero a fin de olvidar con quien están. Esto no funciona, claro, porque el cuentista juzga todo lo que hacemos, y esto sólo conduce a una mayor vergüenza y un mayor autorechazo.

No necesitas un diálogo interno; puedes saber sin pensar. Imagínate que estás en un entorno en el que hay un sonido permanente: bzzzz, bzzzzz, bzzzz. Llega un momento en el que ya no oyes ese ruido. Sabes que algo te está molestando, pero ya no adviertes lo que es. En el momento en el que el ruido se para, adviertes el silencio y sientes el alivio: “Ahhhhh….” Cuando, finalmente, la voz en tu cabeza deja de hablar, sientes algo parecido. Yo lo denomino paz interior. ❤

La solución para domar al mentiroso consiste en dejar de creer lo que te dice: ¿Qué ocurre cuando alguien te dice una mentira y sabes que se trata de una mentira? No te afecta porque no te crees la mentira. Si no te la crees, la mentira no puede sobrevivir a tu escepticismo ¡y boom! La mentira desaparece. Sencillo. Pero en esa sencillez también hay un gran desafío. ¿Por qué? Porque creer en tus propias mentiras te hace sentir seguro y creer en las mentiras de otras personas resulta muy tentador. Cuando estés listo para el desafío, las dos reglas siguientes acelerarán el proceso de purificación de tu sistema de creencias, que es todo lo que está en tu Árbol del Conocimiento personal.

1) Regla número uno: No te creas a ti mismo. Pero mantén la mente abierta. Mantén el corazón abierto. Escúchate a ti mismo, escucha tu historia, pero no te la creas, porque ahora sabes que la historia que estás escribiendo es una ficción. No es real. Cuando oigas la vez en tu cabeza no te tomes lo que diga personalmente. Sabes que, por lo general, el conocimiento te está mintiendo. Escucha y pregunta si está diciendo la verdad o no (para el cuestionamiento te puede ayudar el trabajo de Byron Katie y sus cuatro preguntas: ¿Es verdad? ¿Estoy absolutamente seguro de que es verdad?). Si no te crees tus propias mentira, éstas no sobrevivirán y podrás hacer mejores elecciones que se basan en la verdad.

No te creas a ti mismo, pero aprende a escuchar porque, en ocasiones, la voz del conocimiento puede tener una idea brillante, y si estás de acuerdo con esa idea, entonces tómala. Podría tratarse de un momento de inspiración capaz de conducirte a una gran oportunidad en la vida.

No te creas a ti mismo principalmente cuando estás utilizando la voz contra ti mismo. La voz puede hacer que tengas miedo de vivir, de expresar quien realmente eres. Puede impedirte que hagas lo que realmente quieres hacer con tu vida. Esa voz ha estado controlando tu cabeza durante muchos años, y no, esa voz no te abandonará sólo porque tú quieras que te deje en paz. Pero al menos puedes desafiarla no creyéndote lo que te está diciendo. Esa es la razón por la que digo: “No te creas a ti mismo”.

2) La regla número dos es: No le creas a nadie más. Y por la misma razón, eso me incluye a mí. Sabes que, si te mientes a ti mismo, indudablemente los demás también se mienten a si mismos. Y si lo hacen, sin lugar a dudas también te mentirán a ti. Cuando la gente habla contigo, ¿quien habla a través de ella?, ¿quien dicta lo que dice? No tienes ni idea de si lo que están diciendo proviene de su corazón, o del Príncipe de las Mentiras (ego) que vive en su cabeza. No lo sabes, de modo que no lo creas. Pero aprende a escuchar sin juzgar.

No le creas a nadie, pero eso no significa que cierres tu mente o tu corazón. Escucha a las otras personas contar su historia. Sabes que no es más de un cuento y que sólo es verdad para ellas. Cuando las escuchas, puedes comprender su historia; puedes entender la base de sus argumentos y la comunicación puede resultar maravillosa.

No le creas a nadie más, pero escucha porque, en ocasiones, a través de la voz de otra persona puede surgir un momento de inspiración o una oportunidad. El modo en que otras personas crean su historia podría reflejar el modo en el que tú creas la tuya, y al exponerlo, es posible ver de qué modo invierten su fe en las mentiras.

Si alguien te dice: “¡Mira como vas vestido!”, el comentario no arruina tu día. Escuchas su historia, pero no te la crees. Puedes decidir si es verdad o no según tu propia historia, pero ya no tienes una reacción emocional. Si decides que es verdad, cambias lo que llevas puesto y ahí se acaba el problema. Esto es algo sencillo que ocurre constantemente. La gente expresa sin cesar su punto de vista, y quizás incluso le preguntemos cual es su opinión, ¡pero no te la creas!

Cuando la gente habla sobre ti, ahora sabes que está hablando sobre un personaje secundario de su historia que te representa a ti. Habla sobre una imagen que crea para ti. Sabes que no tiene nada que ver contigo, pero si estás de acuerdo, si te crees lo que te dice, entonces su historia pasa a formar parte de la tuya. Si te lo tomas personalmente, modifica tu historia. Pero si no te lo tomas personalmente, las opiniones de la gente no te afectarán como solían hacerlo y tendrás más paciencia con las personas. Esto te ayuda a evitar una gran cantidad de conflictos.

Si sigues estas dos reglas – no te creas a ti mismo y no creas a nadie más -, todas las mentiras que provienen de la voz del conocimiento no sobrevivirán a tu escepticismo. Ser escéptico no quiere decir ser crítico; no quiere decir que adoptes la postura de ser más inteligente que los demás. Sencillamente no crees, y lo que es verdad se hará obvio.

Muchas mentiras nos esclavizan, pero sólo hay una cosa capaz de liberarnos y es la verdad. Sólo la verdad puede liberarnos del miedo, del drama y del conflicto en nuestras vidas. Como dijo Jesús: “la verdad os hará libres“. ❤

Fuente: La Voz del Conocimiento, Dr. Miguel Ruiz ❤

Espero que esta entrada os haya resultado interesante. No puedo dejar de recomendar otros libros del mismo autor como “Los cuatro acuerdos“, o “La maestría del Amor“. De este último libro ya compartimos un texto en este mismo espacio que puedes leer aquí.

Dado que en este texto se hace referencia a la película “Una mente maravillosa” quizás sea un buen momento para volver a verla desde esta nueva perspectiva. Aquí os dejo un enlace a la película en español que he encontrado en la red.

Cuando pensé en sentarme a escribir esta entrada no tenía muy claro que iba a compartir pero si el vídeo que os iba a recomendar y al volver a verlo después de escribir el texto me he dado cuenta de que ¡encaja perfectamente con lo descrito en este artículo! 😉

Vamos de la unidad a la multiplicidad, miles de voces, de sonidos, de melodías que al final vuelven a su origen. Vuelven al Uno. Hay un momento en el vídeo en que las diferentes voces se acallan y estalla la vida, es muy emocionante. Un momento de liberación. Espero que esta versión de una canción que me encanta: Viva la Vida de Coldplay os guste tanto como a mí. 🙂

***Si os gustan estos artículos os recuerdo que hay una forma de contribuir al mantenimiento de este blog para que pueda seguir compartiendo herramientas y textos que nos ayuden en nuestro día a día. Es muy sencillo y rápido. Puedes hacerlo a través de la herramienta de pago “paypal” haciendo click en este enlace: Contribuir al mantenimiento de esta web. Muchas gracias por vuestro apoyo. ❤

¡Feliz semana! ¡Sed felices! 🙂 ❤

firma3

laurels+flowers_0008_Vector Smart Object

***Recordaros que hacemos sesiones de liberación emocional, de liberación del cuerpo-dolor. Puedes ver las diferentes modalidades en el apartado de “SESIONES” de esta página. También podrás beneficiarte de las “Promociones” que están ahora mismo disponibles tanto para adultos como para niños y adolescentes.

***Recordaros que en el apartado “AMOR” de esta página compartimos diferentes herramientas (libros, enfoques, prácticas, meditaciones, vídeos,…) para ayudarnos a recordar el sistema de pensamiento del amor 

***Recordaros también que en el apartado “MILAGROS” la idea es acompañar en ese proceso del miedo al amor a través de cursos on-line y alguna otra plataforma que nos ayude a introducirnos en la metafíca (conceptos) y sobretodo la práctica de Un Curso de Milagros, y a facilitarnos el camino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s