Bienvenido a esta página de El Camino de los Milagros. Soy Iciar Piera, la autora de este espacio que espero disfrutes.

Esta página es el resultado de mi propio camino de sanación.

Soy lo que se denomina una “buscadora”. Desde muy jovencita y probablemente motivado por ciertas experiencias de mi vida, me he estado haciendo preguntas. Estas preguntas me llevaron a leer un gran número de libros de  crecimiento personal y espiritualidad, y a realizar un gran número de talleres con los mejores formadores. Y es cierto que con cada libro o cada nuevo curso tenía la sensación de avanzar un pasito…pero siempre intuía que había algo, de lo cual no era consciente, que tiraba de mi hacia abajo, privándome de mi bienestar y felicidad.

Recuerdo que desde pequeña siempre he tenido un sentimiento de tristeza profunda que me ha acompañado durante buena parte de mi vida. A pesar de que me encontraba bien y contenta con mi vida, ese sentimiento estaba presente en el momento de levantarme como un compañero persistente. Creo que ese sentimiento está en el origen de mi interés por todo lo relacionado con el bienestar y el comportamiento humano. Por entender quienes somos más allá de este cuerpo físico que “vestimos” en este viaje que es la vida.

Mi búsqueda, motivada por el dolor como en la mayoría de las personas, empezó a través del desarrollo personal y concretamente del coaching, actividad que ejercí durante aproximadamente diez años. Fue un gran campo de experimentación para mi y también el escenario ideal para sacar a la luz todas mis inseguridades y dudas. Nunca me sentí del todo cómoda con los postulados del coaching, siempre tenía la intuición de que “faltaba algo”…

Como coach acompañaba a las personas en la búsqueda e identificación de aquello que deseaban fuese diferente en sus vidas sobretodo en el campo de la carrera profesional. Esa había sido también mi búsqueda desde que empecé como consultor en empresas internacionales hasta que decidí dar el salto, sin red, y tomarme un año sabático para determinar que quería hacer con mi vida. En ese año el coaching llegó a mi vida.

Una de las sensaciones que más me acompañaron durante ese tiempo de coaching era la sensación de ser un “fraude”. ¿Cómo podía acompañar a alguien hacia su vida ideal si la mía estaba llena de sufrimiento emocional y dolor? ¿Cómo podía ayudarles a identificar lo que querían si yo no lo sabía con claridad? Esa sensación interna unida a la tristeza profunda y la sensación de no pertenencia a este mundo hacían que me levantase prácticamente todos los días con la sensación de no querer salir de la cama. No le encontraba ningún propósito o sentido a estar aquí. No era capaz de ver más allá de mi propio dolor y sufrimiento emocional.

Ese dolor emocional, que no entendía, hacia que me fuese aislando más y más de todas las personas, lo que acrecentaba mi sensación de vacío y soledad.

¡No supe hacerlo mejor!

Por ese tiempo empecé a interesarme por la liberación emocional a través de diferentes herramientas como: El Código de la Emoción, El Método Sedona y El proceso de la Presencia. Todas ellas me ayudaron a empezar a deshacer el nudo que sentía muy profundo en la zona del pecho y que me impedía en ocasiones respirar.

Cada liberación sacaba a la luz todas aquellas emociones que había sepultado por miedo a sentir, abriéndome a la vida poco a poco.

No fue sencillo, cuando te has mantenido tan hermética durante tanto tiempo y empiezas a permitir que todas esas emociones salgan a la luz puedes sentirte sobrepasada por el movimiento emocional.

A pesar de todo el movimiento emocional que había, sentía que tenía que seguir liberando, que tenía que seguir soltando. Incluso aunque no veía la luz al final del camino y mi vida parecía ir de mal en peor algo dentro de mí me invitaba a seguir.

Durante todo este tiempo el Curso de Milagros aparecía de vez en cuando, pero nunca me animaba a cogerlo. Un día recuerdo que me levanté especialmente mal, me sentía tan deprimida que salí a dar una vuelta.

En mi paseo solía pasar por delante de una librería y raro era el día que no entraba a echar una ojeada a las novedades. Ese día el Curso estaba en la mesa de novedades y me sentí inclinada a cogerlo y abrirlo por una página al azar, algo que suelo hacer muy a menudo con los libros.

Recuerdo que lo abrí por la lección 128: El mundo que veo no me ofrece nada que yo desee. ¡Yo me sentía así! Luego leí la lección 129: Más allá de este mundo hay un mundo que deseo. ¡Vaya, parece que hay otra opción! Fue como si alguien me hablase al oído y me dijese: Este es tu camino.

Ese mismo día me llevé el libro para mi casa y empecé a estudiarlo.

Desde entonces tanto el Curso de Milagros como la liberación emocional han sido mi Camino del Corazón.

Poco a poco he ido desarrollando la confianza en esa guía interna que todos tenemos.

Ya no me siento sola y cuando las emociones aparecen ya no me sobrepasan, ya no me peleo con ellas, simplemente me abro a sentirlas y abrazarlas como una madre lo haría con un hijo que necesita su atención.

He dejado de ir por mi cuenta y he aprendido (sigo aprendiendo cada día) a dejarme guiar por la Vida, ella siempre sabe las razones para lo que está sucediendo.

He dejado de estar en guerra conmigo misma y he aprendido a perdonarme y a ser amable conmigo en lugar de mi peor enemigo.

Ya se que lo que en el fondo siempre había deseado era la paz interior, esa sensación de seguridad interna, de sentirte acompañada, guiada y sostenida. Y también se que eso no puede venir del exterior sino de mi interior, de saber Quien Soy y expresarlo. Esa es la razón por la que nunca supe que es lo que quería, porque en el fondo lo que deseaba no era nada externo a mí.

Cuando empecé con el Curso fue como volver a algo que tenía olvidado, mi sensación fue la de conectar con algo importante para mí. Lo mismo me pasó cuando empecé con la liberación emocional. Esa es la razón de que haya decidido abrir esta página de El Camino de los Milagros. Para compartirme a través de estas dos herramientas.

Una nueva aventura que no se muy bien a donde me llevará.

El escenario perfecto para seguir perdonando y confiando.

Si quieres formar parte de ella eres bienvenido.

Espero que disfrutes de tu visita. ❤

firma3

*** Si quieres conocerme un poco mejor puedes leer el siguiente artículo del blog: 50 COSAS SOBRE MÍ

 

Anuncios