Necesito que me quieran, ¿es eso verdad?

Hace unos días sentí el volver a leer el libro de Byron Katie que da título a esta entrada. Ya lo había leído en varias ocasiones pero esta vez la experiencia está siendo diferente. En esta ocasión no sólo lo estoy leyendo sino que estoy llevando a cabo sus ejercicios.

Creo que hasta ahora nunca había hecho los ejercicios que propone, al menos no todos.

¡Y está siendo una gran experiencia!

Me encanta Byron Katie. Me encanta su trabajo. Me encanta su sencillez. Y me encanta el amor que transmite, al mismo tiempo que se muestra radical y sin concesiones al engaño.

Para mí es el amor en acción. No puedes engañar al amor. 😉

Hacer los ejercicios del libro me está ayudando a sacar a la superficie muchos pensamientos, observar a mi ego en acción: como busco el reconocimiento, o trato de atraer la atención, como en ocasiones me siento “la experta”, o como me relaciono desde la “falta”.

Por momentos me encuentro riendo a carcajadas al reconocer la manipulación o el juego que sigo para obtener lo que quiero o para que me acepten, o me vean de una determinada forma.

Puede ser un poco, como diría, intenso el mirar al ego de la forma en que este libro te invita a hacerlo, y pueden salir muchas resistencias, pero es una oportunidad fantástica de sanar, de abandonar viejas pautas y cuestionar creencias que hemos dado por supuestas durante toda nuestra vida.

Si estás dispuesta a mirar, te sugiero que compres este libro y empieces a leerlo.

Es divertido, pero también muy certero.

Es como un striptease del ego.

Así que te verás reflejado en muchas de sus páginas.

Y si estás dispuesto no solo a leerlo sino a hacer los ejercicios, a realmente utilizarlo como un recurso para mirar a tu propia mente, a tu propia vida, ¡enhorabuena!

Creo que hay libros que te cambian la vida, libros de los que no sales igual después de leerlos. Este es sin duda uno de ellos.

Si ya lo has leído me encantará conocer tu opinión. Y si esta entrada te invita a leerlo, también me encantará conocer que te parece.

Os dejo con uno de sus capítulos.

necesito-que-me-quieran.png

¿Cómo reaccionas cuando piensas que necesitas el amor de los demás?, ¿te conviertes en un esclavo de su reconocimiento?, ¿vives una vida no auténtica porque no puedes soportar el pensamiento de que te desaprueben?, ¿intentas adivinar cómo querrían que fueses y entonces intentas convertirte en eso, como un camaleón? La verdad es que así nunca podrás conseguir su verdadero amor. Estás intentando convertirte en alguien que no eres, y después cuando dicen “te quiero” no puedes creerles, porque están amando a una máscara. Están amando a alguien que ni siquiera existe, la persona que tú estás fingiendo ser. Es difícil buscar el amor de otras personas. Es mortal. Buscándolo pierdes lo que es auténtico. Esta es la presión que nos creamos a nosotros mismos mientras intentamos obtener el amor que ya tenemos. ~ Byron Katie ❤

 

ENAMORARSE

La búsqueda de reconocimiento de tus amigos, socios y miembros de la familia es un trabajo a tiempo completo sin vacaciones. En su núcleo está la búsqueda del reconocimiento fundamental: la búsqueda sobre la que tratan todas las canciones, sobre la persona que nos mirará y nos dirá “tú eres quien estaba buscando”. Lo llamamos “enamorarse”. En este capítulo echaremos un vistazo al enamorarse y convertirse en pareja, y veremos quien es realmente “la persona que estabas buscando”.

Como tantas otras cosas importantes, la experiencia de enamorarse normalmente se entiende totalmente al revés. No hay ningún misterio en enamorarse. Habíamos perdido la consciencia del amor y al encontrar nuestro camino de regreso entramos en éxtasis, pero malinterpretamos cómo hemos conseguido regresar. ¿Recuerdas a la niña pequeña que hacia volteretas en la esquina del patio de recreo? Ella es la clave. Mira tu rostro, iluminado con la ilusión de la perfección. Ella está llena de alegría simplemente por estar ahí con sus brazos y sus piernas, listos para jugar. No hay nada más que ella quiera o necesite, y está demasiado absorta en el momento para darse cuenta de ello. La voltereta que hace es una expresión del amor en si mismo. Cuando repite la voltereta para ver si puede conseguir aplausos, redirige su foco al exterior y se separa del amor. Pero el amor no va a ningún sitio, lo único que ocurre es que ella pierde la consciencia del amor. En la vida corriente de los adultos, la gente llama a experiencias como esta “desenamorarse”, y piensas que es debido a la otra persona.

Inocentemente la niña pequeña ha tomado la dirección equivocada. Empieza a pensar que el camino de retorno a la felicidad, a un momento perfecto, depende de la reacción de los otros niños. A pesar de que la consciencia del amor siempre está disponible, pueden pasar años hasta que la recupere, años dedicados a buscar el amor y el reconocimiento fuera de si misma.

Cuando estás constantemente intentando ser querido, no dejas ningún espacio en tu vida en el que puedas simplemente respirar y darte cuenta de lo que ya tienes. No te dejas oportunidad de experimentar las ilimitadas opciones que rebosan en estos espacios. Aún después de que hayas atraído a admiradores y a gente que te apoye, sigues ocupado buscando resultados. Tienes que asegurarte de que tus amigos hacen las cosas que los amigos deberían hacer: invitarte a sus fiestas, recomendarte para conseguir encargos y consolarte cuando te sientes deprimido. Y eso nunca es suficiente. Estás constantemente buscando alguna prueba de que no eres reconocido o adorado.

“Enamorarse” es una experiencia poderosa. Si miras atrás puedes recordarlo como un momento en el que dejaste de buscar. Dejaste de buscar porque pensaste que habías encontrado lo que estabas buscando. Tu mente se vació del esfuerzo y de la desesperación de la búsqueda. Lo que encontraste es lo que ya tenías en aquella esquina de tu patio de recreo y que nunca habías perdido realmente. Pero ahora piensas que te llega con otra persona, alguien que es “aquel a quien estabas buscando”.

Mucha gente se enamora por primera vez siendo adolescente. En esa época la dicha sencilla del patio de recreo ya se ha desvanecido (realmente la dejaste tú, pero eso no es lo que parece). Aparecen pensamientos oscuros – ansiedad de no ser suficiente y de que nadie te va a querer nunca -. Entonces ocurre el milagro, de repente hay alguien a quien amar y puedes dejar de buscar. Puede ser un chico de tu clase de química o un cantante que viste en un concierto de rock. Puede ser una estrella de cine o la nueva novia de tu mejor amigo. Aún cuando no haya esperanzas de ser correspondido, con este tipo de amor te sentirás exactamente igual de feliz. No te importa si no vas a optar a un beso porque tienes un aparato en los dientes, o porque nunca traicionarías a tu amigo, o porque no existe ninguna posibilidad de encontrarte con la estrella de rock. Incluso puede que esas sean las razones que te permiten amar por completo.

Cuando rememoras este primer flechazo, es posible que veas que la chica que adorabas no tuvo nada que ver con ello. Puedes encontrártela casualmente años después, contemplarla todo lo que quieras y no tener ni idea de que viste en ella. Habrías hecho cualquier cosa por casarte con ella, y ahora estás aliviado de que ni siquiera se haya dado cuenta de que estabas allí.

Si el amor no viene de la otra persona, ¿quien queda? Sólo queda una persona: tú. Tú te diste esa experiencia. El sentimiento de estar en la gloria no fue causado por lo genial o sexy que era la novia de tu mejor amigo. Fuiste tú quien sintió la maravilla y la excitación. Alguien sostuvo un espejo y te enseñó tu corazón.

Algunos dicen que un flechazo es una ilusión, que no fue real porque todo provino de ti. Otra forma de verlo es que el flechazo fue tan real como cualquier otra experiencia que tengas: simplemente cometiste un error sobre cuál fue el origen de la dicha. La fuente no fue la chica de ojos marrones, ni Leonardo Di Caprio; era tu propia capacidad de experimentar la dicha pura, perdida hace tiempo. Cuando sentiste el flechazo, encontraste la forma de retomar a la niña que hacia volteretas sólo para sí misma. La abandonaste para buscar una identidad que pensabas que ganaría el reconocimiento de otros. Lo que nosotros podemos considerar “primer amor” realmente nos retrotrae al amor en si mismo, que es lo que somos en primera instancia.

Al hacernos más mayores, encontramos otras formas de enamorarnos. Al salir de la adolescencia, la sensación de incomodidad disminuye, tus habilidades para conseguir reconocimiento mejoran con la práctica. Después de muchos intentos, puede que encuentres a alguien que te otorgue tanto reconocimiento que te diga “tú eres quien estaba buscando”. Eso te gusta. Te gusta que te otorguen tanto reconocimiento. Y puede que tú también le des tu reconocimiento por otras razones (y puede que no, y que ni siquiera eso te detenga).

Como se te ha otorgado reconocimiento, puedes relajarte por un tiempo: hay menos tensión por agradar y encantar. Sin el obstáculo que suponían tus esfuerzos, el amor simplemente fluye. Te sumerges en tu felicidad. A veces parece que hay suficiente amor para incluir a todos y a todo lo que encuentras. Probablemente pienses de nuevo que se debe a él, aquel que piensas que es “quien estabas esperando”. Pero la felicidad realmente eres tú volviendo a ti mismo. El amor estaba ahí durante todo el tiempo. Eran solamente tus pensamientos dolorosos los que han estado oscureciendolo todo el tiempo.

¿Cuano dura esta dicha? El amor adulto es como el flechazo: solo dura hasta que los pensamientos dolorosos lo cubren. “¿Y si ella no me quiere realmente?”, “él no me escucha”, “ella no debería haber flirteado con ese tipo”. Cualquiera de estos pensamientos destruirá tu felicidad. Y esa felicidad tendrá que desvanecerse de una forma u otra mientras sigas creyendo el pensamiento de que el amor, la dicha con la que te has topado, proviene de la otra persona.

La mayoría de la gente cree que escapar de la soledad y conseguir amor en su vida depende de encontrar a una persona especial. Esta es una creencia antigua, y se requiere valor para cuestionarla. Pero si lo haces, prepárate para una gran sorpresa: puedes sentir amor con o sin alguien en tus brazos. Y no, eso no significa que no tengas pareja. ¿Por qué debería significar eso? Cuando “con” y “sin” resultan equivalentes, te das cuenta de que los dos son buenos: la vida permite todos los sabores.

Hay una vieja canción que dice”¿por que se enamoran los locos?”. Realmente los únicos que no se enamoran son los locos. Sólo un loco creería los pensamientos estresantes y solitarios que le dicen que cualquier cosa podría separarle de otro ser humano, o del resto de la raza humana, o de los pájaros, árboles, suelo y cielo.

No creas lo que te digo. Pregúntate a ti mismo.

¿Cómo estarías sin el pensamiento de que tu felicidad depende de otra persona?

¿Cómo puedes saber si una relación es buena o no? Cuando estás desconectado de la bondad, lo sabes, porque no eres feliz. Y si una relación es menos que buena, necesitas cuestionarte tus pensamientos. Es responsabilidad tuya encontrar el camino de vuelta a una relación contigo mismo que tenga sentido.
Cuando tienes esa relación fluida contigo misma, tu pareja es un placer añadido. Es el don supremo.
El amor romántico es la historia de que necesitas que otra persona te complete. Es una historia totalmente demente. Mi experiencia es que no necesito que nadie me complete. En cuento me doy cuenta de ello, todo me completa. ~Byron Katie

Que la quietud del Cielo envuelva hoy tu corazón.

Feliz día.

firma3

PRÓXIMAS FECHAS TALLERES ON-LINE (A DISTANCIA) A TRAVÉS DE LA ESCUELA DE LOS MILAGROS:

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS. UNA TRAVESÍA DEL MIEDO AL AMOR. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. PRÓXIMO GRUPO 14 DE FEBRERO 2019)

(haz click en la imagen para ir a la información)

pexels-photo1

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LAS RELACIONES. APRENDER A AMAR Y SER AMADO. (INSCRIPCIONES ABIERTAS)

(haz click en la imagen para ir a la información)

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LA VERDADERA ABUNDANCIA. DE LA MENTE MILLONARIA A LA MENTE MILAGROSA. (PRÓXIMAMENTE)

(haz click en la imagen para ir a la información)

image-3

***Recordaros que en el apartado “GRATIS” de esta página compartimos diferentes herramientas (libros, enfoques, prácticas, meditaciones, vídeos,…) para ayudarnos a recordar el sistema de pensamiento del amor.

***Recordaros que hemos creado un canal Ivoox con meditaciones.

***Si te sientes inspirado al mantenimiento de este blog, si algo de lo que has leído te ha ayudado y quieres contribuir a que siga existiendo, puedes hacer un donativo en este enlace: DONATIVO. Gracias por adelantado, tu donativo me sirve para que pueda seguir escribiendo y compartiendo de forma gratuita. ❤

Anuncios

Un comentario en “Necesito que me quieran, ¿es eso verdad?

  1. Pingback: Miedo a ser feliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s