Hola Iciar:

Espero poder plasmar con palabras lo que me ha ayudado a cambiar de mirada tu taller “Un Curso de Milagros”.

Lo primero que llega a mi es darte las gracias por tu bonito trabajo al trasladar las lecciones del libro “Un Curso de Milagros” con un lenguaje sencillo, claro, directo, divertido y que ha hecho muy fácil el estudio del taller.

A lo largo de los 29 de días de duración del taller, he recibido numerosos regalos y sincronías. En algunas lecciones me he sentido ligera y sentía que no oponía resistencias a lo aprendido. En otras lecciones, las resistencias han estado muy presentes.

Me ha ayudado mucho a bajar del nivel pensamiento (mente) al nivel sentir (corazón) ya que a mí me cuesta mucho porque soy muy mental e intento tener siempre todo controlado. He sentido que ido soltando control y me he permitido sentir. Con este taller me he dado cuenta de cuánto vivía en mi mente y cuán poco en mi corazón, no permitiéndome sentir ni expresar lo que sentía porque hasta yo misma lo desconocía. Me ha ayudado a conectar conmigo misma, con mi maestro interno para conocerme mejor y mirar las cosas desde otra perspectiva, desde el amor y no desde el miedo.

Ya no me “perturbo” tanto ante las cosas, sé que las cosas que pasan son neutras y depende de mí el cómo reacciono a ellas, sí desde el amor o desde el miedo. Empiezo a aprender y a entender de verdad, que el otro, mi hermano, es un espejo que refleja o proyecta lo que yo soy y esto me ha hecho aumentar mi nivel de compasión y aceptación.

Me ha ayudado a entender que hay que disolver los conflictos en la mente, pues es donde los creamos y que el perdón es la llave de la felicidad. Entendiendo el perdón como esa mirada diferente que mira con la ayuda del amor de Dios, que es nuestro maestro interno. Que en el momento que yo misma me perdone, podré perdonar a otros, dejando de ser dura conmigo misma porque si no seré dura con los demás.

Me ha ayudado a aceptarme y a quererme con mis luces y mis sombras y a comprender que todo lo que pasa está bien, porque cada situación o persona que llega a mi vida es un gran aprendizaje para saber dónde estoy exactamente.

Me ha ayudado a conectar con la gratitud, la mayor de las virtudes. He entendido que todos compartimos nuestro SER y también lo estoy sintiendo.

Me ha ayudado a vivir en el eterno presente, dándome cuenta de los pensamientos que invaden mi mente y que ya soy capaz de observar, abrazar y soltar. Ya nos los juzgo como buenos o

malos, simplemente los saludo y les doy las gracias y entonces…..se van.
Me ha ayudado a rescatar y reforzar mi inocencia para buscarla en los demás y poder ver a ese niño que todos somos.

En definitiva, me ha ayudado a entrenar una nueva mirada a través de un corazón dispuesto a dar y recibir amor, a perdonar, a ver las cosas desde otra perspectiva, a sentir que somos pura inocencia.

Gracias Iciar por este taller, ha sido un recorrido precioso y cada mañana temprano abría el correo deseando ver y trabajar la lección del día. Los audios, los textos, las meditaciones, me han encantado!! Algunas de las meditaciones han sido preciosas y me han ayudado mucho a conectar con mi corazón.

No te voy a negar que en algunas lecciones mis resistencias han estado muy presentes y ese día la lección era difícil de trabajar para mí, pero, al final del día, algo había pasado, un mensaje, un regalo, una sincronía y hacía que la lección se transformará en algo ligero y bonito de hacer.

He llorado, he reído, he tenido una montaña rusa de emociones como nunca pero me he dado cuenta de que estoy viva, que sé expresar lo que siento, que soy amor y que tan sólo tengo que conectar con mi interior porque ahí se encuentra todo lo que soy. Tan sólo tengo que recordar que todo está ahí para ser la mejor versión de mí misma, sin miedo, sólo con un corazón rebosante de amor.

Gracias, gracias, gracias!!

Ana Isabel

(Taller On-Line: 25 días para los Milagros. Una travesía del miedo al amor)

image-4

Anuncios

Ana Isabel