Reflexiones sobre la 19ª lección del Curso

Os dejo con la reflexión sobre la 19ª lección del Curso.

Puedes leer esta 19ª lección en este enlace: Libro de Ejercicios UCDM

LECCIÓN 19

NO SOY EL ÚNICO QUE EXPERIMENTA LOS EFECTOS DE MIS PENSAMIENTOS.

En esta lección se introduce un principio fundamental de la enseñanza del Curso que es que “las ideas no abandonan su fuente“.

Las ideas no abandonan su fuente, y sus efectos sólo dan la impresión de estar separados de ellas. Las ideas pertenecen al ámbito de la mente. Lo que se proyecta y parece ser externo a la mente, no se encuentra afuera en absoluto, sino que es un efecto de lo que está adentro y no ha abandonado su fuente. (T-26.VII.4:7-9)

O como se expresa en esta lección: “El acto de pensar y sus resultados son en realidad simultáneos ya que causa y efecto no están nunca separados“.

¿Qué significa exactamente que causa y efecto no están nunca separados?

A efectos de la ilusión, la causa es la mente y el mundo, los cuerpos es el efecto. La causa es la parte de la mente que elige entre el sistema de pensamiento del ego, o el sistema de pensamiento del Espíritu Santo, y que aunque no se nombre así en el Curso Kenneth Wapnick denomina el “tomador de decisiones en la mente”. Es la parte de la mente que tiene la capacidad de elegir. En algún texto Kenneth dice que es como un ojo que o bien está mirando al ego, o bien está mirando al Espíritu Santo.

Sólo hay esas dos opciones y nuestro sentir siempre nos indica cual de las dos opciones hemos elegido. Nuestras emociones son por lo tanto como un GPS que nos indica en todo momento si estamos de la mano del ego, o de la mano de Jesús, del E.S.

Hay una escena de la película La Cabaña, que puedes ver en este enlace: AQUI, que refleja como es la atención que prestamos a las ilusiones lo que nos mantiene en el sufrimiento, y como Jesús nos invita a unirnos a Él, a mirarlo a los ojos, a sujetar su mano para salir del dolor abandonando nuestra inversión en él. Si ves la película identificarás ese momento claramente cuando el protagonista se encuentra en una barca que parece hundirse.

Uno de los grandes aportes en mi caso del Curso fue el darme cuenta de esa capacidad de elegir, hasta entonces siempre había pensado que los pensamientos eran algo que sucedía y que no podía hacer nada con ellos. Más adelante, al empezar con la meditación, pensaba que tenía que eliminar mis pensamientos, dejar la mente en blanco, y me desesperaba porque cada vez que me aquietaba, cerraba los ojos e intentaba meditar, menos silencio me encontraba de todo. Mi mente no paraba de “charlar”, incluso se ponía a tararear.

Hay una escena de la película de “Come, Reza, Ama” que refleja muy bien ese deseo de aquietar la mente y como los pensamientos al sentarte a meditar no dejan de brotar. En esa escena Julia Roberts está intentando meditar mientras en su cabeza está diseñando su propia sala de meditación. 😉

Todo el que haya tratado de meditar en algún momento se puede sentir reflejado por esta escena.

Lo que el ego no quiere que sepamos es que toda esa cháchara mental es intencional, es decir que tiene un propósito. Ese propósito es servir de defensa, de barricada para que el amor de Jesús no nos alcance.

En esa misma película hay un momento en el que su amigo Richard le explica que la sala de meditación está en uno mismo, que tiene que aprender a elegir sus pensamientos de la misma forma que elige la ropa que se pone, trabajar la mente porque sino “irás de pena”. Eso es también lo que el Curso nos dice: “una mente sin entrenar no puede lograr nada“.

Si pudieras despejar todo ese espacio que ocupas en tu mente al obsesionarte por… tendrías un vacío con una puerta y el universo se colaría por ella y te llenaría de más amor del que jamás hayas podido anhelar. Un día tendrás la capacidad de amar al mundo entero. Come, Reza, Ama.

Las mentes están unidas, no hay pensamientos privados. El mundo que percibimos es simplemente una proyección de un pensamiento en la mente, ese pensamiento nunca ha abandonado la mente que lo pensó. Aunque la proyección nos muestre algo que parece existir ahí afuera, es como la película que se proyecta sobre la pantalla de cine. La película no está en la pantalla, la película está en el proyector. Durante toda la proyección la película sigue estando en el proyector. Lo que observamos son imágenes, fotogramas que reflejan los pensamientos que pensamos que pensamos.

El mundo sigue estando en la mente, no hay nada separado de la mente.

Causa y efecto son simultáneos, sin embargo esa no es la percepción que tenemos. El ego ha establecido una brecha entre causa y efecto. Esa brecha es ficticia. Es como la distancia que separa en la sala el proyector de la pantalla. Cuando estoy absorta viendo la película, identificada con el personaje, reaccionando a lo que sucede en la pantalla pierdo de vista que lo que observo es simplemente una representación de mis propios pensamientos. Que yo soy el guionista de esa película, soy la mente que eligió al ego como guionista. Fue mi elección. A cada instante es mi elección.

El propósito del Curso es deshacer esa brecha entre causa y efecto, ir llevándonos de la pantalla hacia el proyector, ir acercándonos a la causa, para ahí tomar una nueva decisión, una decisión que afectará a todas las mentes porque las mentes están unidas.

A pesar de tu resistencia inicial a esta idea (que no existen pensamientos privados), ya entenderás que para que la salvación sea posible, esta idea tiene que ser verdad.

No hay pensamientos privados porque no hay mentes privadas, sólo hay una mente, la mente del Hijo de Dios es Una, no hay separación sólo la creencia en la mente de que si la hay. Eso es lo que la salvación, el perdón, la Expiación, que son lo mismo, trata de corregir, un error que no tuvo ningún efecto.

Hay una historia de Helen Schuman y Bill Therford, los escribas de Un Curso de Milagros, que siempre me ha gustado pues habla de la sencillez de la curación, de la sencillez del camino de Jesús, de que cómo explica esta lección: no soy el único que experimenta los efectos de mis pensamientos.

La historia dice así: “Bill y yo estábamos concentrados en un informe de investigación. Bruscamente solté los papeles y dije con mucho apremio: “Rápido Bill, tu amigo Alan, el que conocimos en Chicago hace unos días, está pensando en suicidarse. “Debemos enviarle un mensaje”. Bill se sentó junto a mí y yo envié un serio mensaje telepático a Alan. Las palabras que utilicé fueron: “La respuesta es la vida, no la muerte”. Al acabar le dije a Bill: “Seguro que no era verdad”. Sin embargo, me equivoqué y resultó además que había sido muy precisa. Bill llamó a su amigo esa tarde para preguntarle si estaba bien. Alan estaba feliz de que le llamase. Le dijo que había estado muy deprimido y había cogido un arma esa noche, pero que de repente algo lo retuvo y dejó la pistola.”

Cada pensamiento que acude a mi mente tiene un efecto. Eso lo puedo notar enseguida. Cuando mantengo algún juicio contra mi mismo o contra los demás, no se siente bien. Cuando mantengo por el contrario algún pensamiento amoroso o pacífico, eso siempre se siente bien. Así que al mantener cualquier juicio o resentimiento puedo preguntarme: ¿Me gustan los efectos de este pensamiento? Por ejemplo cuando mantengo un pensamiento de enfermedad en mi mente puedo preguntarme: ¿Me gustan los efectos de este pensamiento de enfermedad? Y si no me gustan los efectos, ahí está mi motivación para dejarlo ir, para entregarlo y estar dispuesto a estar equivocado.

Cada pensamiento en mi mente genera efectos, y puesto que las mentes están unidas, no soy el único que experimenta los efectos de mi manera de pensar, lo cual puede suponer una gran responsabilidad como explica Jesús en esta lección: “Rara vez se acoge bien esta idea al principio, puesto que parece acarrear un enorme sentido de responsabilidad“. Y es una gran responsabilidad, pero cada vez que renuncio a un pensamiento de ataque, a algún resentimiento, cada vez que pongo en práctica la lección de hoy y hago lo que se me indica, estoy afectando a toda la Filiación, y todos nos estamos beneficiando.

Y la elección es a cada instante, puedo elegir en este instante abandonar el pensamiento que me causa dolor, entregar el juicio y elegir la paz.

En mi caso siempre cuando brota un pensamiento o un jucio aparece la pregunta: ¿Es esto lo que quieres ver? ¿Es esto lo que deseas? Es mi elección.

Una decisión que puedo hacer en este instante porque la puerta siempre permanece abierta. Puedo elegir tomar la salida de la prisión al recordar que:

No soy el único que experimenta los efectos de este pensamiento acerca de_________________

Esa posibilidad siempre disponible para cada uno de nosotros de unirnos a Jesús y recordar, es lo que convierte a este camino en un camino amable, lleno de oportunidades para recordar y ser feliz.

No dentro de un instante, AHORA.

Así que gracias por llevar a cabo tu función.

Gracias porque no soy el único que experimenta los efectos de mis pensamientos.

Que la quietud del Cielo envuelva hoy tu corazón.

Feliz día. ❤

firma3

PD: Puedes escuchar esta reflexión en nuestro canal de Ivoox:
Ir a descargar
 

PRÓXIMAS FECHAS TALLERES ON-LINE (A DISTANCIA) A TRAVÉS DE LA ESCUELA DE LOS MILAGROS:

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS. UNA TRAVESÍA DEL MIEDO AL AMOR. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. PUEDES EMPEZAR CUANDO LO DESEES, GRUPO ABIERTO)

(haz click en la imagen para ir a la información)

pexels-photo1

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LAS RELACIONES. APRENDER A AMAR Y SER AMADO. (INSCRIPCIONES ABIERTAS)

(haz click en la imagen para ir a la información)

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LA VERDADERA ABUNDANCIA. DE LA MENTE MILLONARIA A LA MENTE MILAGROSA. (PRÓXIMAMENTE)

(haz click en la imagen para ir a la información)

image-3

***Recordaros que en el apartado “GRATIS” de esta página compartimos diferentes herramientas (libros, enfoques, prácticas, meditaciones, vídeos,…) para ayudarnos a recordar el sistema de pensamiento del amor.

***Recordaros que hemos creado un canal Ivoox con meditaciones.

***Si te sientes inspirado al mantenimiento de este blog, si algo de lo que has leído te ha ayudado y quieres contribuir a que siga existiendo, puedes hacer un donativo en este enlace: DONATIVO. Gracias por adelantado, tu donativo me sirve para que pueda seguir escribiendo y compartiendo de forma gratuita. ❤

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.