¿Coronavirus o virus de la felicidad?

Tengo derecho a los milagros. L-77

Ayer por la noche, antes de irme a la cama un pensamiento vino a mi mente:

Tengo derecho a los milagros

Este pensamiento hace referencia a la lección 77 de Un Curso de Milagros que es la primera en la que se hace mención al milagro en el libro de ejercicios.

Dice la lección:

Tienes derecho a los milagros debido a lo que eres. Recibirás milagros debido a lo que Dios es. Y ofrecerás milagros debido a que eres uno con Él. Una vez más, ¡cuán simple es la salvación! Es sencillamente una afirmación de tu verdadera identidad. Esto es lo que celebramos hoy.

Que tienes derecho a los milagros quiere decir que tienes derecho a recordar Quien Eres. Tienes derecho a la perfecta paz, felicidad y dicha. Tienes derecho a todo lo bueno.

Tienes derecho a la liberación de todo sufrimiento porque eso es lo que el milagro es.

Cualquier clase de sufrimiento, no importa la apariencia que tome, no puede permanecer en presencia del milagro, porque el milagro es una correción, le devuelve a la mente el recuerdo de su verdadera identidad y por lo tanto la imposibilidad de sufrir o experimentar pérdida o sacrificio de ninguna forma.

Si soy espíritu completo e inocente, si aún sigo siendo tal como Dios me creó no puedo sufrir o experimentar dolor, por lo tanto lo que sufre o experimenta dolor no forma parte de mí, no es lo que soy.

Estas últimas semanas estamos inmersos en la fiebre del coronavirus.

No tengo ni idea de que se trata porque no veo la televisión pero no es más que un símbolo más del miedo, de nuestra atracción por los escenarios de miedo, de la atracción por la culpa como dice el Curso.

Es un símbolo del deseo de la mente de ver el problema fuera de nosotros, en el mundo, y no reconocer que solo hay un problema y solo hay una solución.

No importa la forma en que el problema parezca mostrarse, el problema nunca está en el mundo, nunca está en el cuerpo, sino en la mente que se ha identificado a si misma con un cuerpo olvidando que tiene derecho a los milagros y por lo tanto es invulnerable.

No hay nada que atraiga más la atención del ego que un suceso trágico. Las noticias de muerte, o de violación, o de catástrofes corren como la polvora.

Se extienden como los virus porque en el fondo no dejan de ser simplemente eso, una idea que se comparte.

Nos mostramos demasiado tolerantes con el miedo, con el dolor y el sufrimiento. Los tenemos asumidos como parte de nuestra experiencia corporal.

Y los justificamos.

Hablamos de ellos, los convertimos en noticia, y sus tentáculos se extienden como ramas envenenadas que nos mantienen prisioneros de nuestras propias fantasias tenebrosas.

Nos metemos miedo, y lo seguimos haciendo al elegirlo una y otra vez. Luego nos asustamos a nosotros mismos sin darnos cuenta de que somos los que lo alentamos.

Es nuestra propia pesadilla.

Hablamos de enfermedades y cuando alguien nos dice lo mucho que sufre, nos falta poco para decir “yo más”.

Eso es algo que observé estas últimas semanas en mi misma.

Mi madre tuvo un problema de piedras en la vesícula y cada vez que me lo contaba yo iba a alguna historia antigua de dolor y sufrimiento propia, y ¡tengo unas cuantas!

Cada vez que ella me hablaba de sus pruebas, yo le hablaba de las que yo había tenido que hacer en mi larga experiencia con los médicos, cómo queriendo estar por encima de ella.

Lo cual es una locura, pero algo que tenemos que aprender a observar sin juicio para poder perdonarnos a nosotros mismos por seguir invirtiendo en el miedo.

Cuando lo observas de la mano de tu maestro interno, sin juicio, no puedes más que reirte de tu propia locura. Y ahí se acabó el drama. 😉

Justificamos nuestro dolor, o en mi caso mi pasado doloroso, o nuestra carencia.

Estamos prontos a enumerar la lista de todas las razones por las que no podemos hacer por ejemplo ese curso que queremos hacer. En lugar de preguntarnos: ¿cómo puedo hacerlo? y abrir la mente a las posibilidades nos cerramos la puerta en las narices con el “no puedo”. Y ya está, fin de la historia. Me gustaría, pero….y en la mayoría de los casos no queremos soluciones sino seguir rumiando nuestras excusas que mantienen en pie viejas historias de sufrimiento, carencia y dolor.

Y nada cambia.

Hoy a raíz de la lección del día de “Tengo derecho a los milagros“, pensaba si no sería mejor que en lugar de permitir que virús mentales del miedo sigan corriendo a sus anchas por la mente, no sería más útil y más beneficioso el proponernos extender un nuevo virus, el virus del milagro.

El virus del amor.

Extender el pensamiento de:

Tengo derecho a los milagros.

No tengo que aceptar el miedo, la tristeza, la culpa, la ira o la carencia en ninguna forma que se presente porque tengo derecho a los milagros.

Así que cuando surja alguna situación en la que mi paz se vea amenazada, en lugar de dejarme arrastrar por ella puedo recordar que:

Tengo derecho a los milagros. Tengo derecho a la felicidad porque la voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad. Tengo derecho a todo lo bueno, y tengo derecho a ello ahora.

Si me veo empezando a alimentar el virus del miedo de la forma que sea, hablando de noticias que lo fomentan, de mis problemas, de mis malestares, o de mis preocupaciones, o de las preocupaciones de alguien cercano a mí, puedo detenerme en ese instante y recordar que el sufrimiento, el dolor, la carencia no tienen ningún valor para mí y ningún propósito, no tengo porque seguir alimentándolos.

No tengo porque seguir extendiendolos como la polvora.

Puedo extender algo diferente.

Si no estoy experimentando felicidad necesito un cambio en la mente.

Ese cambio es el milagro.

Así que el milagro es el virus de la felicidad.

¿Nos proponemos extenderlo hoy?

Y si quieres un poco de ayuda con la práctica del perdón y los milagros el primer jueves de cada mes abrimos un nuevo grupo del Taller de los Milagros. En esta ocasión será el JUEVES 5 DE MARZO 2020. Ahora mismo hay tres modalidades de pago. Puedes ver la información en este enlace: TALLER DE LOS MILAGROS

Feliz día. ❤

PRÓXIMAS FECHAS TALLERES ON-LINE (A DISTANCIA) A TRAVÉS DE LA ESCUELA DE LOS MILAGROS:

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS. UNA TRAVESÍA DEL MIEDO AL AMOR. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. EL TALLER EMPIEZA EL PRIMER JUEVES DE CADA MES)

(haz click en la imagen para ir a la información)

pexels-photo1

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LAS RELACIONES. APRENDER A AMAR Y SER AMADO. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. EL TALLER EMPIEZA EL SEGUNDO JUEVES DE CADA MES)

(haz click en la imagen para ir a la información)

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LA VERDADERA ABUNDANCIA. DE LA MENTE MILLONARIA A LA MENTE MILAGROSA. (PRÓXIMAMENTE)

(haz click en la imagen para ir a la información)

image-3

¿ME AYUDAS A MANTENER ESTE ESPACIO?

Si algo de lo que has leído te ha ayudado, y/o inspirado, y sientes contribuir a que este espacio siga existiendo puedes hacer un donativo en este enlace. Gracias por adelantado, tu generosidad sirve para que pueda seguir escribiendo y compartiendo de forma gratuita. ❤

€5,00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .