Elsa lo sabía…

¡Suéltalo, suéltalo! Película Frozen

La Elsa a la que hace mención el título de esta entrada es la protagonista de la película de animación “Frozen”.

Elsa lo sabía cuando cantaba en la banda sonora la canción “Let it go” que traducido significa “sueltalo”.

Todo lo que se precisa de nosotros en este camino de los milagros es un cambio de enfoque, que dejemos ir nuestros juicios e interpretaciones.

Ese soltar, o dejar ir es el requisito para los milagros.

Mientras sigamos sosteniendo nuestras percepciones, nuestras historias, el pasado, o aquello que secretamente deseamos, la paz nos será esquiva.

La semana pasada una participante del Reto de los 90 días me comentaba que cuando ponía en práctica las lecciones notaba mucha tensión, no conseguía sentirse en paz, y al final terminaba aplicándola como un mantra lo que hacía que la lección se tornase forzada y acabase agotada al final del día.

El perdón, tal como lo enseña el Curso son tres pasos, los dos primeros dependen de nosotros, el tercero no.

El primer paso es darme cuanta de que si no estoy en paz, eso quiere decir que he elegido al ego como mi maestro, que estoy interpretando lo que parece suceder a través del filtro del miedo, de mi pasado, de mis resentimientos.

Así que ese primer paso depende de que nos paremos por un momento y nos planteemos la pregunta: ¿ME GUSTA COMO ME SIENTO?

Si no me gusta como me siento, y soy consciente de que la única causa es mi identificación con un sistema de pensamiento de miedo, si deseo sentirme bien tengo que elegir algo diferente.

Tengo que soltar la mano del ego para poder darsela a mi maestro interno, a Jesús.

Así que el segundo paso es darle la mano a Jesús, para lo cual antes tengo que haber soltado la mano del ego.

No puedo darle la mano a Jesús, si todavía sostengo la mano del ego.

Tengo, aunque sea por un instante, que tener el deseo de ver algo diferente, estar dispuesto a cuestionar mis falsas percepciones, y este paso es uno de los que más nos cuestan porque estamos muy apegados a nuestras interpretaciones.

Hasta tal punto que las anteponemos a la paz.

Una vez que le doy la mano a Jesús, que elijo su sistema de pensamiento a través de por ejemplo la lección del día, el tercer paso que es el milagro, la correción, no depende de nosotros.

Cuando al hacer esto notas tensión o ansiedad, como en el ejemplo de la seguidora del Reto, es debido a que estás todavía en el primer paso, es decir no has soltado la mano del ego, y es el ego el que ha tomado el control de la lección.

El ego es el que sigue al mando y estás queriendo ser tú mismo el que hace el cambio del miedo al amor a través de la fuerza.

Porque cuando nos embarcamos en el camino de los milagros, el ego se viene con nosotros. 😉

El también se apunta a estudiar el Curso, y es muy bueno repitiendo las lecciones, pero puedes notar que está al mando porque empieza a ser algo que requiere esfuerzo, algo como decía esta chica forzado, difícil.

Esfuerzo, forzado, difícil = EGO.

Realmente el ego se siente insultado de que su parte sea tan pequeña, y es que nuestra parte no es más que reconocer que estoy de la mano del ego, y soltarla para poder elegir un nuevo maestro, elegir una nueva percepción.

Nuestra parte es simplemente desear ver las cosas de otra manera.

No es verlas de otra manera, o forzarnos a verlas de otra manera, ese paso, ese cambio del miedo al amor no lo podemos llevar a cabo nosotros porque nosotros todavía estamos apegados a nuestra interpretación basada en el miedo.

Nuestra función es desear ver algo diferente.

Por esa razón precisamos de una ayuda de fuera del sistema de pensamiento del “problema”.

Esa ayuda ES la solución.

Gabby Bernstein en su libro “Conviértete en un súperatractor” habla del método de “ELIGE DE NUEVO”, que son tres pasos muy sencillos (son los dos mismos pasos del perdón que dependen de nosotros pero puestos en tres):

  1. Date cuenta del miedo (Identitica la causa).
  2. Perdona el pensamiento (Suelta la causa para que pueda ser reemplazada).
  3. Vuelve a elegir (Suelta la causa para que pueda ser reemplazada).

Es decir que si no te sientes bien reconoce que el problema es el miedo, es tu identificación en este momento con un sistema de pensamiento desalineado del amor.

Te has separado del flujo del amor, simplemente eso.

Has soltado la mano de tu maestro interno, lo has empujado fuera de tu conciencia y has elegido al ego como tu compañero.

Una vez que eres consciente del miedo, perdonate por haber elegido el miedo en lugar del amor.

Perdona por ejemplo el pensamiento, el juicio, y perdonate a ti mismo por elegirlo en lugar del amor.

Y luego vuelve a elegir, simplemente di “ELIJO VER AMOR EN LUGAR DE ESTO”.

En ese momento decide que estás preparado para volver al flujo del amor.

Y luego, lo más importante, ¡suelta!

No sabes que forma va a tomar la sanación, pero eso ya no depende de ti.

De ti depende el ser consciente de que has elegido el miedo, perdonarte por ello, y elegir el amor en su lugar.

¡Punto!

Luego confías.

Lo has puesto en manos de Alguien que sabe cual es la solución, así que te permites ser guiado.

Es tu deseo de ver algo diferente lo que abre la puerta a esa condición.
Es tu deseo de paz, por encima de tu deseo de tener razón, lo que permite que la paz se vuelva tu realidad.

En el tercer paso sueltas tus expectativas, es decir lo que crees que sería lo mejor para ti, o para la otra persona.

Y esto también nos suelte costar bastante porque seguimos creyendo saber lo que más nos conviene, o lo que más le conviene a los demás.

Hace unos años en un seminario nos contaron la historia de una madre que tenía un hijo con tendencias suicidas. Así que ella entregaba la situación, practicaba el perdón pero seguía experiementando miedo.

En el fondo, al igual que supongo que nos habría pasado a la mayoría, pensaba que lo mejor era que su hijo cambiase porque esa posibilidad del suicidio era demasiado temerosa para una mente que todavía está identificada con un cuerpo.

Pero esta madre estaba en el camino de los milagros y llegó un punto en que realmente se rindió.

Es decir que entregó la situación completamente, incluso con la posibilidad de que su hijo acabase con su vida.

Depositó totalmente la situación en manos de Jesús con el deseo profundo de ver algo diferente.

En el momento en que estuvo dispuesta de corazón a rendirse dice que experimentó una gran paz.

El Curso lo dice así:

Cuando una situación se ha dedicado completamente a la Verdad, la paz es inevitable.

En el momento de experimentar esa paz fue consciente de que independientemente de cual fuese la decisión de su hijo, ella lo seguiría amando. El miedo desapareció de su mente y fue sustituido por el amor.

Cuando habló con su hijo le dijo que lo amaría independientemente de cual fuese su decisión. Esas palabras emanaban del amor que había experimentado como resultado del perdón.

Su hijo la escuchó y a partir de ese día no volvió a tener tendencias suicidas.

Así que los pasos del perdón son:

  1. Identifica la causa. Cindy Lora-Renard en su libro “Un Curso de salud y bienestar” dice que este paso consiste en decirte inocentemente y con una amable sonrisa: “Aquí estoy otra vez eligiendo las tonterias del ego“.
  2. Suelta la causa para que pueda ser reemplazada. En este paso perdonas tus percepciones falsas, no la verdad. Toda interpretación es una percepción falsa, recuerda que tu mente no puede juzgar solo puede creer en los juicios del ego que son TODOS falsos. En este paso Cindy dice que puedes utilizar por ejemplo el formato de “Espíritu Santo, por favor, ayúdame a percibir a esta persona o esta situación a través de tu Visión y no de la mía. Puedo elegir paz en lugar de esto”. Es decir que pido que mi percepción sea sanada, pido ayudar para percibir con amor.

Estos son los dos pasos que dependen de nosotros, a partir de ahí nuestra función es “no interferir“. O lo que es lo mismo: quitarnos de en medio.

Sabrás que has perdonado de verdad si estás completamente libre de cualquier clase de miedo y hay paz en tu conciencia.

Una vez das los dos primeros pasos el tercero es confiar en la fortaleza del Espíritu Santo en ti. Aceptar que Él está a cargo de la correción real en la mente.

Porque el perdón es correción.

Nosotros sólo somos responsables de los dos primeros pasos; después dejas que el Espíritu Santo se encargue del resto.

Y no interferir supone soltar la necesidad de que la sanación implique un resultado determinado. Es decir soltar la necesidad de que se produzca cierto resultado. Si todavía estamos apegados a un resultado en concreto, no lo estamos entregando, o lo estamos entregando con condiciones.

Algo así como: “Hágase tu Voluntad, pero que coincida con la mía”. 🙂

En ocasiones lo que nos resulta más complicado es el perdón a uno mismo.

Cindy dice que en ese caso puedes utilizar por ejemplo el siguiente formato:

Me perdono a mi mismo por creer que soy un cuerpo, algo separado del amor. Lo que soy en realidad es perfecto espíritu, total e inocente.

O bien:

Me perdono a mi mismo por identificarme con mis pensamientos de ataque, que toman la forma de ansiedad, depresión y resentimiento. Espíritu Santo, ayúdame a percibirme como realmente soy, uno con Dios, pleno e inocente.

Y luego déjalo ahí.

El ego querrá hacerte creer que tienes que hacer más.

No se precisa más que de este reconocimiento.

Observa la tentación del ego de complicar las cosas.

El perdón no es más que un cambio de mentalidad, un cambio de enfoque.

Nada más.

Soy consciente de que he elegido el miedo, me perdono por ello, y elijo ver amor en su lugar.
Soy consciente de que me he separado del amor, me perdono por ello, y elijo volver al flujo del amor.

Y si quieres un poco de ayuda con la práctica del perdón el primer jueves de cada mes abrimos un nuevo grupo del Taller de los Milagros. En esta ocasión será el JUEVES 5 DE MARZO 2020. Ahora mismo hay tres modalidades de pago. Puedes ver la información en este enlace: TALLER DE LOS MILAGROS

Feliz día. ❤

PRÓXIMAS FECHAS TALLERES ON-LINE (A DISTANCIA) A TRAVÉS DE LA ESCUELA DE LOS MILAGROS:

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS. UNA TRAVESÍA DEL MIEDO AL AMOR. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. EL TALLER EMPIEZA EL PRIMER JUEVES DE CADA MES)

(haz click en la imagen para ir a la información)

pexels-photo1

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LAS RELACIONES. APRENDER A AMAR Y SER AMADO. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. EL TALLER EMPIEZA EL SEGUNDO JUEVES DE CADA MES)

(haz click en la imagen para ir a la información)

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LA VERDADERA ABUNDANCIA. DE LA MENTE MILLONARIA A LA MENTE MILAGROSA. (PRÓXIMAMENTE)

(haz click en la imagen para ir a la información)

image-3

¿ME AYUDAS A MANTENER ESTE ESPACIO?

Si algo de lo que has leído te ha ayudado, y/o inspirado, y sientes contribuir a que este espacio siga existiendo puedes hacer un donativo en este enlace. Gracias por adelantado, tu generosidad sirve para que pueda seguir escribiendo y compartiendo de forma gratuita. ❤

€5,00

2 comentarios en “Elsa lo sabía…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .