¿Cuál es el problema?

Si piensas que tienes un problema, estás confundido. Byron Katie

Hace unos meses empecé con una práctica que en principio parece que iban a ser 90 días para la paz y los milagros (quizás en algún momento lo comparta, quien sabe). Cada día al levantarme cogía mi libreta, como hago de manera continuada desde hace ya bastante tiempo, y establecía un diálogo con mi maestro interno.

¿Cuál es la lección de hoy?

Luego me aquietaba y simplemente escuchaba. Después cogía la libreta y escribía.

Cada lección iba acompañada de un pequeño texto, y en ocasiones también sentía el leer alguna lección o alguna sección del libro.

Así día tras día.

Después, como ya había constatado en otras ocasiones, la lección a practicar era justo lo que necesitaba para hacer frente a los eventos de ese día. 😉

Ayer era mí día 60 y la lección era: Un problema, una solución.

Este es el texto:

Día 60 – Un problema, una solución

La simplicidad de la salvación se pone de manifiesto cuando aceptas la lección de hoy.

No importa la forma que adopten los diferentes “problemas” que parecen atormentarte y robarte tu paz, todos son el mismo problema.

Reconocer esto simplifica el trabajo porque ya no necesitas una solución diferente para cada aparente “problema” del mundo.

Todo problema es un problema de percepción.

El único problema es la creencia en la separación. Es el deseo de ser especial lo que subyace a todos tus aparentes “problemas”.

Cuando reconoces el problema: tu percepción, estás llevando la causa de tu malestar de vuelta a la mente, des-haciendo la proyección.

Estás llevando el problema a la solución, y con esto el problema desaparece, el verdadero problema, y la paz arriba a tu mente.

El Curso nos recuerda que la única tarea del Obrador de Milagros es aceptar la Expiación para uno mismo. La Expiación es un des-hacer. Des-hace el error de identidad allí donde este se encuentra, en la mente.

El problema era tu creencia en el especialismo, en la separación, y la solución es la constatación de que esto nunca sucedió, que aún sigues siendo tal como Dios te creó.

Tú único problema ya se ha resuelto, pero todavía tienes que aceptar la solución. Y para poder aceptarla antes tienes que reconocer cual es el problema.

Tú único problema es un problema de percepción, te has identificado con algo vulnerable a merced del mundo y de sus múltiples “problemas” olvidando que eres mente, eres espíritu. Olvidando que estás a salvo porque descansas en la mente de Dios en perfecta santidad.

Hoy es un día para reconocer que todos tus problemas ya se han resuelto porque el único problema, que es la creencia en la separación, ya se ha resuelto.

La solución sólo está esperando tu aceptación.

Está esperando que reconozcas antes cualquier situación que parezca amenazar tu paz hoy que el problema no es lo que crees que es, que tú único problema es un problema de percepción. Y la solución está esperando que la aceptes.

Puedes preguntarte cuando algo parezca ser un problema: ¿Cuál es el problema? Y luego esperar la respuesta. Y con la respuesta llega la solución, pues al reconocer el problema la solución está implícita.

Deja que una sonrisa reemplace hoy a cualquier posible malestar al reconocer esta simple afirmación: Un problema, una solución.

Con esta afirmación llega la paz a tu mente.

Hoy tienes derecho a la paz.

~ J ❤

Al poner en práctica la lección observé que cada vez que surgía algo que consideraba un “problema” en mi mente aparecía la pregunta: ¿Cuál es el problema? Así que me aquietaba, soltaba mi interpretación de lo que creía era el problema y esperaba.

Ante cada problema que parecía tener, la pregunta de ¿cuál es el problema? siempre me despertaba una sonrisa.

Era como si me imaginase a mi maestro interno a mi lado preguntándome con una sonrisa pícara en la cara: ¿Cual dices que es el problema? 😉

En algunas ocasiones al ir a mi maestro interno con alguna situación que consideraba “el problema” automáticamente brotaba en mi mente la pregunta: ¿Cuál es el problema? y esto simplemente era como un despertador que me sacaba de mi confusión despertándome una sonrisa inmediatamente.

¡Y adiós problema!

En otras ocasiones tomaba un poco más de tiempo.

En esas ocasiones siempre me daba cuenta de que la parte del milagro era inmediata, lo que llevaba más tiempo era que yo soltase mi interpretación de lo que creía era el problema.

¡Vamos que quería tener un problema!

El primer paso del perdón es darnos cuenta de que estamos escuchando al ego y su interpretación (percepción) de lo que sucede, y dejar de prestarle atención. Este paso suele ser el más complicado porque queremos tener razón. Nuestro especialismo depende de ello.

La lección 79 dice:

Los ejercicios de hoy serán fructíferos en la medida en que no insistas en querer definir el problema. Quizá no logres abandonar todas tus ideas preconcebidas, pero eso no es necesario. Lo único que es necesario es poner mínimamente en duda la realidad de tu versión de lo que son tus problemas.

Esa es “la pequeña dosis de buena voluntad” que se nos pide: yo creo que mi problema es este, pero estoy dispuesto a estar equivocado y a que tú (tu maestro interno) me enseñes.

Luego dice:

Trata entonces de suspender todo juicio con respecto a lo que el problema es. A ser posible, cierra los ojos por un momento y pregunta cuál es el problema. Serás escuchado y se te responderá.

El único problema es que queremos que haya un problema. Queremos que la separación sea real. Queremos seguir manteniendo nuestro especialismo.

Si deseamos la verdad, sobre todo por encima de nuestro deseo de tener razón acerca de lo que consideramos son nuestros problemas o los problemas de los demás o del mundo, la verdad no nos será negada porque nada puede oponerse a nuestro deseo.

Cada vez que he puesto en práctica esta lección he constatado que “no había problema”. El problema sólo era una “percepción de problema” y por lo tanto de que algo fuese diferente de como es.

No puede haberlos porque somos espíritu, somos tal como Dios nos creó, somos inocentes y estamos a salvo.

¿Qué podría suponer un “problema” para el espíritu?

Nada.

Si todavía hay algo que consideras un “problema” llévalo a la sabiduría de tu maestro interno y deja que él te pregunte:

¿Cuál es el problema?

Luego permite que la verdad te alcance.

Como leía hoy en un libro de David Hoffmeister:

El perdón es el proceso de no ver problemas.

Feliz día.

firma3

Como parte de la práctica de otro día cuya lección era: “Hoy no juzaré nada de lo que suceda“, sentí el ver la película: Como la vida misma.

Cuando empezó estuve tentada de dejar de verla en dos ocasiones pero decidí confiar en la guía y la continúe viendo.

Y me pareció un símbolo perfecto de esa lección.

Ese es para mi el mensaje de la película, todos formamos parte de un tapiz más grande de lo que podemos ver. Como el Curso nos recuerda sólo puedes juzgar basándote en un prisma condicionado y en una perspectiva muy pequeña. Bueno, malo, héroe o villano es simplemente un juicio, una perspectiva. Cuando nos atrevemos a ver más allá de ese ojo de cerradura que es nuestra percepción, y nos abrimos a una nueva mirada más allá de la historia, siempre encontramos amor.

Te dejo con el trailer:

La puedes encontrar en el catálogo de Netflix.

PRÓXIMAS FECHAS TALLERES ON-LINE (A DISTANCIA) A TRAVÉS DE LA ESCUELA DE LOS MILAGROS:

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS. UNA TRAVESÍA DEL MIEDO AL AMOR. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. NUEVO GRUPO JUEVES 4 JULIO)

(haz click en la imagen para ir a la información)

pexels-photo1

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LAS RELACIONES. APRENDER A AMAR Y SER AMADO. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. NUEVO GRUPO JUEVES 21 JUNIO)

(haz click en la imagen para ir a la información)

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LA VERDADERA ABUNDANCIA. DE LA MENTE MILLONARIA A LA MENTE MILAGROSA. (PRÓXIMAMENTE)

(haz click en la imagen para ir a la información)

image-3

***Recordaros que en el apartado “GRATIS” de esta página compartimos diferentes herramientas (libros, enfoques, prácticas, meditaciones, vídeos,…) para ayudarnos a recordar el sistema de pensamiento del amor.

***Recordaros que hemos creado un canal Ivoox con meditaciones.

***Si te sientes inspirado al mantenimiento de este blog, si algo de lo que has leído te ha ayudado y quieres contribuir a que siga existiendo, puedes hacer un donativo en este enlace: DONATIVO. Gracias por adelantado, tu donativo me sirve para que pueda seguir escribiendo y compartiendo de forma gratuita. ❤

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.