La bailarina de Auschwitz

EL FIN DEL SUFRIMIENTO

No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque tú mismo así lo decides. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento. Miguel Ruiz, Los cuatro acuerdos

Puedes terminar con todo el sufrimiento en este mismo instante, pero no es eso lo que deseas. Si así fuera, así sería.

¿Por qué no querrías dar por finalizado todo el sufrimiento?

Porque todavía tiene algún valor para ti. No hace falta que me creas. Si estás dispuesta a mirar más allá de lo que tus ojos y tú mente te dice, lo descubrirás.

Yo te puedo ayudar.

Te aseguro que si en este mismo instante quisieras terminar con él, así se haría, pues no hay nada que lo sostenga salvo tu voluntad.

Creer en algo es una decisión.

Tú decides que quieres sostener en tu mente. Nadie más lo hace. Creas tu mundo y lo dotas de significado y realidad.

Un mundo sin sufrimiento es posible.

Un mundo perdonado es una opción que antes o después elegirás.

Lo que tardes es escogerla depende de tu voluntad para ver solo la verdad.

Deja de darle valor a algo y desaparecerá.

Por el contrario dótalo de valor y seguirá siendo una realidad para ti.

El valor que le des al sufrimiento determinará que este siga presente en tu vida, en tu mundo, o que este desaparezca.

El sufrimiento no es más que una creencia. Una creencia en un mundo injusto habitado por víctimas y verdugos. Un mundo cruel preparado para atacarte.

Para que una creencia tenga valor tienes que creer en ella. Tienes que depositar en ella tu fe. Es tu fe la que le otorga realidad a tus ojos. ¿Y piensas que te falta fe? Date cuenta que tu fe en la ilusión es lo que le otorga realidad.

¡Mira lo poderoso que eres!

No necesitas fe, simplemente depositarla en aquello que realmente deseas ver y así será.

Retira tu fe de algo y verás como nada más lo sostiene.

Y si nada lo sostiene desaparecerá de tu mente.

Pregúntate, ¿Qué valor tiene para mí el sufrimiento? Se honesto contigo.

Si el sufrimiento permanece es porque tiene alguna utilidad para ti.

Permanecerá mientras te siga siendo útil.

Y desaparecerá en el mismo instante en que deje de serlo.

Hoy puedo liberarme de todo sufrimiento L-340

~J

Hace unas semanas me sentí guiada a leer el libro: La bailarina de Auschwitz (en este enlace podrás leer un fragmento). Me había llamado la atención hacia meses pero no fue hasta hace unas semanas que sentí el empezar a leerlo.

Al igual que las películas, los libros pueden ser utilizados para la sanación de la mente, para el propósito del Espíritu Santo. Todo puede ser utilizado para ese propósito y si tu objetivo es la sanación de la mente se te proveerá de todo aquello que apoye ese objetivo.

Este libro es acerca de la experiencia de la autora, Edith Eger, que estuvo prisionera y sobrevivió al campo de concentración de Auschwitz. El libro relata su propio camino de sanación al asumir la responsabilidad sobre su experiencia y elegir el perdón.

En él verás como cuando tenemos el propósito de sanar, de ser felices, se nos proveen de las circunstancias que no ayudan a enfrentar nuestros miedos, a abandonar nuestra percepción de víctima y a elegir un propósito diferente para lo que acontece.

Edith fue discípula de Viktor Frankl, cuyo libro: El hombre en busca de sentido habla de su propia experiencia como prisionero de los nazis.

Dice la contraportada del libro:

Una emocionante historia de superación sobre la capacidad del ser humano para sanar y vencer la adversidad.
Edith tenía dieciséis años cuando los nazis invadieron su pueblo de Hungría y se la llevaron con el resto de la familia a Auschwitz. Sus padres fueron enviados a la cámara de gas y ella permaneció junto a su hermana, pendiente de una muerte segura. Pero bailar El Danubio Azul para Mengele salvó su vida, y a partir de entonces empezó una nueva lucha por la supervivencia. Primero en los campos de exterminio, luego en la Checoslovaquia tomada por los comunistas y, finalmente, en Estados Unidos, donde se convirtió en discípula de Viktor Frankl. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de la necesidad de curar sus heridas, de hablar del horror que había vivido y de perdonar como camino a la sanación.
Un libro sobrecogedor, potente e inspirador dirigido a todos aquellos que deseen vivir en plenitud. Edith Eger es una superviviente cuya experiencia vital y trayectoria como psicóloga le han permitido ayudar a miles de personas que viven incapacitadas por sus cicatrices emocionales.

Muy recomendable como herramienta de sanación para permitir que las creencias salgan a la superficie, la creencia por ejemplo en las víctimas y los verdugos, la empatía mal entendida que nos une en el sufrimiento posicionándose de parte del que consideramos más débil.

No te dejará indiferente.

Es realmente un libro inspirador que recomiendo.

Y curiosamente hoy es el día del libro así que qué mejor excusa para regalártelo. 😉

la bailarina de Auschwitz.jpg

Estos son algunos de los pensamientos del libro:

Con el tiempo he aprendido que puedo decidir cómo reaccionar ante el pasado. Puedo sentirme desgraciada o esperanzada. Puedo sentirme deprimida o feliz. Siempre tenemos la posibilidad de decidir, la posibilidad de tener el control. He aprendido a decirme a mí misma, una y otra vez, hasta que la sensación de pánico empieza a remitir, que “estoy aquí. Esto es ahora”.
La lógica habitual propone que, si algo te molesta o te provoca ansiedad, no lo mires. No vayas. De modo que huimos de traumas y sufrimientos pasados o de incomodidades y conflictos actuales. Durante gran parte de mi madurez, creí que mi supervivencia en el presente dependía de mantener encerrado el pasado y sus tinieblas….Esconderme del pasado. Me esforcé mucho por ocultar mi dolor. Aún no había descubierto que tanto mi silencio como mi deseo de aceptación, ambos basados en el miedo, eran mi forma de huir; que al decidir no plantar cara al pasado ni a mí misma, décadas después del fin de mi encierro literal, seguía optando por no ser libre.
Cuando ocultamos a la fuerza nuestra realidad y nuestra historia, los secretos pueden convertirse en trauma, en prisión. Lejos de disminuir el dolor, todo lo que nos negamos a intentar aceptar se convierte en una realidad tan inexpugnable como los muros de cemento y las barras de acero.
La libertad reside en aceptar lo sucedido. La libertad significa armarnos de valor para desmantelar la prisión pieza a pieza.
El victimismo procede del interior. Nadie puede convertirnos en víctimas excepto nosotros mismos. Nos convertimos en víctimas, no por lo que nos sucede, sino porque decidimos aferrarnos a nuestra victimización. Desarrollamos una mentalidad de víctima; una forma de pensar rígida, culpabilizadora, pesimista, atrapada en el pasado, implacable, castigadora y sin límites o fronteras saludables. Nos convertimos en nuestros propios carceleros cuando optamos por limitarnos mediante la mentalidad de víctima.
Lo que denominamos amor es, a menudo, algo condicional: la recompensa ante una actuación, algo con lo que te conformas.
Tengo siete años y mis padres celebran una fiesta. Me mandan llenar una jarra de agua. Desde la cocina los oigo bromear: “A esa nos la podríamos haber ahorrado”. Creo que se refieren a que antes de que yo llegara ya eran una familia completa. Tenían una hija que tocaba el piano y una hija que tocaba el violín. Soy innecesaria. No soy lo bastante buena, no hay sitio para mí, pienso. Así es como malinterpretamos los hechos en nuestras vidas, como asumimos cosas sin comprobarlas, como nos inventamos una historia que nos explicamos a nosotros mismos, reforzando lo que ya creemos.
Puedo decidir lo que guardo en mi mente.
Todo el éxtasis de tu vida vendrá de tu interior.
Cuando tienes que demostrar algo, no eres libre.
Es más fácil hacer a algo o a alguien responsable de tu dolor que asumir la responsabilidad de poner fin a tu propio victimismo.
La mayoría de nosotros queremos a un dictador, aunque es cierto que uno benévolo, para poder pasarle la pelota y decir: “Tú me has obligado a hacer esto. No es culpa mía”. Pero no podemos pasarnos la vida bajo un paraguas ajeno y luego quejarnos porque nos estamos mojando. Una buena definición de víctima es alguien que pone el foco fuera de sí, que busca en el exterior a otra persona a quien culpar de sus circunstancias actuales o que determine sus objetivos, su destino o su valía.
Y, a pesar de todo (este “a pesar de todo” abriéndose como una puerta) con que facilidad puede una vida convertirse en una letanía de culpa y pesar, en una canción que resuena constantemente con el mismo estribillo, con la incapacidad de perdonarnos a nosotros mismos. Con qué facilidad se convierte la vida que no vivimos en la única vida que valoramos. Con qué facilidad nos seduce la fantasía de que tenemos el control, de que alguna vez hemos tenido el control, de que las cosas que deberíamos haber dicho o hecho tienen el poder, si las hubiéramos dicho o hecho, de curar el dolor, de acabar con el sufrimiento, de eliminar el fracaso. Con que facilidad podemos aferrarnos, ensalzar, incluso, las decisiones que creemos que pudimos o debimos haber tomado.
El perdón no consiste en perdonar a tu abusador por lo que te hizo. Consiste en que perdones a la parte de ti que fue victimizada y la liberes de toda culpa.

Que la quietud del Cielo envuelva hoy tu corazón.

Feliz día. ❤

firma3

PRÓXIMAS FECHAS TALLERES ON-LINE (A DISTANCIA) A TRAVÉS DE LA ESCUELA DE LOS MILAGROS:

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS. UNA TRAVESÍA DEL MIEDO AL AMOR. (INSCRIPCIONES ABIERTAS. NUEVO GRUPO JUEVES 25 DE ABRIL)

(haz click en la imagen para ir a la información)

pexels-photo1

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LAS RELACIONES. APRENDER A AMAR Y SER AMADO. (INSCRIPCIONES ABIERTAS)

(haz click en la imagen para ir a la información)

love-heart-hand-romantic

TALLER: 25 DÍAS PARA LOS MILAGROS EN LA VERDADERA ABUNDANCIA. DE LA MENTE MILLONARIA A LA MENTE MILAGROSA. (PRÓXIMAMENTE)

(haz click en la imagen para ir a la información)

image-3

***Recordaros que en el apartado “GRATIS” de esta página compartimos diferentes herramientas (libros, enfoques, prácticas, meditaciones, vídeos,…) para ayudarnos a recordar el sistema de pensamiento del amor.

***Recordaros que hemos creado un canal Ivoox con meditaciones.

***Si te sientes inspirado al mantenimiento de este blog, si algo de lo que has leído te ha ayudado y quieres contribuir a que siga existiendo, puedes hacer un donativo en este enlace: DONATIVO. Gracias por adelantado, tu donativo me sirve para que pueda seguir escribiendo y compartiendo de forma gratuita. ❤

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.